3 señales de que tienes «burnout»

Vivimos en un mundo que ha normalizado el estrés, el “multitasking” y la lucha diaria por ver quién es más productivo. Y estamos todo el tiempo buscando formas de cómo llenar nuestras agendas, cursos para ocuparnos con nuevas tareas y en tiempos de pandemia como estos es normal sentir que tenemos aún más trabajo y estrés. No solo estás cumpliendo el papel de profesora cuando haces homeschooling, también mamá, esposa, cuidadora del orden y limpieza y de ti que es lo más importante. Nadie habla de esto, de cómo cuidarnos nosotras y de cómo evitar el “burnout”, el desgaste total. 

¿Qué es el “burnout”?

 

Está el estrés, mucho estrés y luego viene el “burnout”. Se desarrolla psicológicamente luego de que nuestra mente y cuerpo pasa por demasiados estresores y no logra descansar de ellos, en pocas palabras estás AGOTADA. 

Drenada tanto física y mentalmente después del trabajo, ¡a esto me refería! No te quedan energías para nada, y si hay momentos en donde a todos nos pasa esto. Pero el “burnout” es la fase de estancamiento y no es un invento nuevo, de hecho la OMS lo clasificó y reconoce como una patología  ¿Te sientes ahí?

 

“Un estudio de Gallup de casi 7,500 empleados a tiempo completo encontró que el 23% reportó sentirse agotado en el trabajo muy a menudo o siempre, mientras que un 44% adicional reportó sentirse agotado a veces.” 

 

Los causantes son una acumulación de varias cosas pero va desde,  falta de control de las tareas que te asignan, falta de reconocimiento, sobretrabajo (estas horitas extras que todos hemos experimentado en la cuarentena), falta de comunidad con tus pares, monotonía y la más pero más importante: falta de balance  entre vida y trabajo (grábate esta porque es primordial).

Te diré cuales son los síntomas y qué hacer para tomar acción (toma nota) no tienes que tenerlos todos para sentirte así.

1.Te sientes deprimida:

Este es el primer síntoma que experimentan las personas, te sientes desmotivada y sin ganas de realmente estar haciendo lo que tienes que hacer y te fuerzas a hacer tus tareas. Esto te hace triste y piensas que renunciar es la forma para acabarlo. (STOP) tomar decisiones importantes basadas en una emoción probablemente no sea la mejor idea. 

Debes buscar un escape, aquí es cuando entran los hobbies o un ingreso pasivo que te haga feliz y no te quite mucho tiempo. Nada más investigando un poco sobre qué puedes hacer para cambiar un poco tu rutina e intentar cosas nuevas levantará tu ánimo.

2.Tu cansancio no es solo mental sino físico:

Sí, probablemente quemas muchas calorías entre ir al súper y homeschooling, pero no lo suficiente como para terminar agotada sin ganas de ver una película con tu pareja o jugar con los chicos, leer un libro que te interesa… 

Esto es porque el estrés te agota el doble, tanto física como mentalmente, provocando ansiedad, que ganes peso y algunas tensiones en el cuerpo. Piensa cómo sentirte así puede estar afectando no solo tu vida laboral sino personal, las personas que te rodean.

3.Ya no te importa tu rendimiento

Esta es una de las que no debes ignorar,  creo que todos tenemos nuestra “etapa de luna de miel” en los trabajos, pero debes diferenciar ese punto en donde estás tan harta y cansada que sinceramente tu rendimiento no es una prioridad. 

Eventualmente no te importará en lo absoluto,  pero al final esto no te beneficia ni a ti ni a tus compañeros. 

Además de esto todas las consecuencias que traen a tu salud, como falta de sueño, dificultad para concentrarte, demasiado estrés y presión al trabajar que al largo plazo pueden traerte problemas más graves.

Pero en realidad estoy aquí para motivarte, a buscar formas de ayudar a los demás en vez de dejar toda tu energía en sobretrabajar y realmente tener tiempo para vivir, estar con tu familia y ser feliz. Buscar formas alternativas para generar ingresos, de aportar a tu comunidad, de crecer personalmente.

He leído miles de historias en internet de cómo tu vida mejora una vez que dejas atrás cambiar de trabajo en trabajo y encuentras lo que realmente te apasiona, busca tu “por qué” y la gratificación y monetización vendrán solas.  

¿Cuál es tu pasión? Escríbeme, mándame ideas y puedo ayudarte a entender cuales son tus metas reales para emprender.  

¡Luxíficate!

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Lux-119_web

¿Quieres recibir novedades, promociones, y artículos super útiles para tu vida ?

Regístrate aquí

Prometemos no enviar Spam.